El Escritorio - Menú contextual de un icono

El Escritorio - Iconos importantes


Menú contextual de un icono

En todas las versiones de Windows, el botón secundario del mouse tiene una función principal, que consiste en mostrar el menú contextual, que ofrece varias opciones. Dependiendo del tipo de objeto seleccionado, del tipo de software instalado y de la versión de Windows, las opciones del menú contextual variarán. Una de las opciones más importantes es Propiedades, que permite ver las características de configuración de cada objeto.

Todos los iconos tienen la opción de desplegar el menú contextual. El menú contextual ofrece opciones tales como Abrir, Imprimir, Enviar a, Cortar, Copiar, Crear acceso directo, etcétera.

Escritorio

Como se ha comentado anteriormente, el escritorio de Windows contiene iconos, la barra de tareas, y otros objetos.

Los iconos que se muestran en el escritorio son los propios que Windows configura en el proceso de instalación. El usuario podrá agregar más a medida que instale aplicaciones o cree accesos directos a programas, carpetas o archivos. Cabe destacar el icono Mi PC, que sirve para configurar la mayoría de los componentes instalados en el sistema.


A. Mi PC Cuando abrimos este icono se despliega una ventana en la que se pueden configurar la mayoría de los componentes instalados en el sistema.


El contenido de este icono varía según la versión de Windows instalada. Básicamente, en todas las versiones contiene lo mismo: unidades de disco, unidades de CDROM, disqueteras, etcétera. Permite acceder a la instalación de impresoras, al Panel de control, con el que podemos realizar las operaciones de configuración del sistema; permite definir conexiones de acceso telefónico para acceder a Internet o a otros servicios de telefonía, etcétera.

En versiones posteriores a Windows 95, incorpora la opción Tareas programadas, que, como su nombre indica, sirven para que el usuario programe determinadas acciones con el fin de que se realicen de forma automática.


B. Entorno de red

A este icono, y a todo lo relacionado con él, vamos a dedicar una atención especial en las dos siguientes unidades, ya que en la actualidad es básico para la configuración e integración de equipos en redes locales y en redes como Internet.


C. Otros iconos del escritorio

El resto de iconos del escritorio suelen ser los mismos en todas las versiones de Windows.

El icono Papelera de reciclaje almacena o guarda todo lo que se ha eliminado. Los objetos contenidos en la papelera se pueden restaurar una vez eliminados; basta con abrir la papelera y seleccionar la opción Restaurar.

Así, cuando eliminamos un icono, no se borra del equipo, sino que se sólo se envía a la papelera. Dentro de la papelera es donde únicamente podremos eliminar definitivamente el archivo deseado, o todos ellos si seleccionamos la opción Vaciar la Papelera de reciclaje.

El icono Mis documentos suele asociarse al software de aplicaciones, de forma que siempre que grabemos algún documento, imagen, etc., lo hagamos en esta carpeta. Así, el usuario tiene una carpeta común para almacenar su información, ya que Windows crea ésta de forma predeterminada.


El icono de Internet Explorer permite establecer y configurar una conexión a Internet y, posteriormente, explorar el Web.



Existen otros iconos, como, por ejemplo, Servicios en línea, mediante el que podemos establecer conexiones telefónica, dependiendo de la versión de Windows, aparecerán más o menos iconos en el escritorio como Microsoft Outlook Express, Bienvenido a Windows, Sitio Web de Windows 98, etc., aunque es evidente que estará en función de la versión del sistema operativo y del software instalado.


Propiedades del escritorio

Las propiedades del escritorio permiten ver la configuración del mismo. Indican, por ejemplo, el fondo que tenemos en nuestro escritorio, el protector de pantalla, la apariencia de las carpetas, la resolución en píxeles y los colores que mostrará el monitor, etcétera.

Para ver las propiedades del escritorio, pulsa el botón secundario del mouse sobre cualquier parte en blanco del mismo, y a continuación, en el menú contextual que aparece, elige Propiedades. Otra forma de hacerlo consiste en seleccionar el icono Pantalla dentro del Panel de control.

En cualquiera de los dos casos, se abrirá el cuadro de diálogo Propiedades de Pantalla, donde podemos configurar todo a nuestra elección.